lunes, 1 de octubre de 2012

El tamaño sí importa


Si nuestro amigo Pedro nos cuenta que se ha comprado un piso, entre las primeras preguntas que le haremos estarán cuánto le ha costado y cuántos m2 tiene su nuevo piso.Si nos enteramos también de dónde se lo ha comprado, de cuáles son las calidades, de cómo son las zonas comunes, etc., haremos un cálculo mental de si nos parece caro o barato a partir del coste unitario (€/m2) correspondiente a dichos factores. En ningún momento pensaremos en cuánto esfuerzo le supuso a la constructora la ejecución del proyecto.


En cambio, en la construcción de software, la unidad de medida habitual sigue siendo en esfuerzo: se paga por la cantidad de esfuerzo empleado en lugar de por lo efectivamente producido. Y aunque fabricar software no es lo mismo que construir casas, existen métricas que permiten medir la cantidad de software producida. Una de estas métricas son los Puntos Función, y constituyen el equivalente a los m2 del ejemplo anterior. De la misma forma que el precio del m2 varía en función de la situación, de las calidades, de las zonas comunes, etc., el precio del PF o coste unitario (€/PF) depende de una serie de factores.

Cuando se dispone de un sistema de medida de la producción de software, es posible gobernar el proceso de desarrollo con un criterio industrial, basado en lo efectivamente producido (€/PF).

Existen las herramientas para la gestión y los costes de TI estén asociados al tamaño de lo producido y no a los recursos y horas consumidas en su producción, sólo hay que utilizarlas.

2 comentarios:

  1. Para conocer el esfuerzo, primero se debe conocer el tamaño y la tecnología con que se va a realizar o modificar la apilcación.
    Por lo tanto es necesario partir de conocer el tamaño.
    Hoy el tamaño se expresa en una metrica empirica llamada "punto de funcion", metrica postulada por Albretch en la decada de los '80.
    Hoy hay diferentes algoritmos matematicos para el calculo del Punto de Funcion.
    La metodología IFPUG (Internatinal Function Point Usuary Group) tambien esta normatizado por las normas ISO.
    Hay otras metodologias como las Nesma,COCOMO, NK II, etc.
    Actualemnte y debido a la profusión de la metodología RUP y los casos de uso tambien se aplica el Use Case Point, metodología utilizada de facto como estandar en las software factory, pero no es aceptada por la ISO.
    Esta es una breve reseña sobre la importancia del conocer previamente el tamañano, para luego junto a la tecnología a utilizar poder calcular el esfurzo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu reseña José. Espero que encuentres entradas que te resulten de interés en este Blog.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...