miércoles, 3 de octubre de 2012

¿Gestionas o administras?

Foto: Sean MacEntee

Para gestionar cualquier cosa es necesario conocer su coste en recursos y a la vez una medida del producto que generamos. Si no tenemos alguno de los dos elementos no se puede gestionar, solo administrar. En este caso es imposible aplicar cualquier sistema de mejora económica o de calidad.


 “Lo que no se mide no se puede mejorar”, dice el viejo aforismo de calidad, y lo que no se mide sistemáticamente no se puede mejorar sistemáticamente, está claro.


Mi antiguo profesor Luis Miravitlles, amigo y colega, cita en su blog el caso de un par de empresas que, en estos tiempos de crisis, no pueden mejorar su productividad económica porque los ayuntamientos que les contratan el servicio (mantenimiento de jardines o limpieza y recogida de basuras) miden su resultado por el número de actividades realizadas o por los recursos empleados (personas y máquinas), en vez de medir el número de servicios realizados satisfactoriamente.

Se trata de una imposibilidad de mejora del presupuesto municipal (o empresarial) por no disponer de un medio de medida del producto: solo se sabe medir el coste.

En el caso del Desarrollo y Mantenimiento de Software, se ha carecido tradicionalmente de un modo de medir la producción, ya que no existía una unidad del tamaño del software con garantías.

En otros tiempos se trató de medir el tamaño del software producido en líneas de código. La incongruencia  de medir la producción del proceso en líneas de código es evidente: bastaría con escribir los programas más largos y redundantes para hacer creer al cliente que estoy siendo más productivo (esto es así incluso considerando líneas de código lógicas).

Ante esta carencia se ha medido la producción del proceso de desarrollo en unidades de Esfuerzo (horas*hombre); así se oyen cosas tan peregrinas como “este mes hemos producido 1.000 horas*hombre de software más que el mes pasado”, “tenemos una factoría del Software que produce 2.000.000 de horas*hombre al año”, en ambos casos se confunde producir con gastar (por cierto, esto me recuerda a la España de antes de la crisis); sin embargo, esto en términos de gestión no tiene ningún sentido, porque al medir la producción (el output) en unidades de gasto (el input) la productividad siempre es uno, lo que impide cualquier tipo de gestión.

Este agujero presente en la gestión del Desarrollo y Mantenimiento de Software se puede rellenar con alguna de las métricas de producto software que existen. La más utilizada son los Puntos Función de IFPUG.

Solo incluyendo una medida de la producción se puede gestionar, sin ella solo administraremos los recursos disponibles.

1 comentario:

  1. Muy interesante Luis

    Podrías ilustrar un poco más en que consiste la métrica de los Puntos de Función de IFPUG? Como sabes en los "servicios puros" siempre es un problema medir la productividad y a veces, lo que se ha desarrollado en un determinado sector puede adaptarse a otros...
    Gracias por la mención!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...