lunes, 8 de octubre de 2012

La loca, loca, loca historia de las líneas de código

lenguajes de programación


Federico era un chico muy, muy listo. En aquellos años en los que el informático era el rey del mambo, escribía los programas en vertical porque le pagaban por líneas de código escritas.

Aún a estas alturas del siglo XXI, tal vez no todo el mundo sepa que medir las líneas de código (LOC, en sus siglas en inglés), sean físicas o lógicas, no es una buena manera de saber el tamaño del software que se desarrolla, sobre todo si se desea hacer análisis de productividad o de eficiencia económica.


Para entenderlo más fácilmente ¿es más productiva una persona que desarrolla un programa en 3.000 líneas de código que otra persona que tan solo necesite 500 líneas para realizarlo en el mismo tiempo? Es paradójico pensar que el tamaño viene dado por el número de líneas de código, cuando ambos programas realizan lo mismo.

El uso de las líneas de código como medida del tamaño del software está considerado como una mala práctica, y no solo porque presenta paradojas como la arriba descrita, sino porque además:
-       Penaliza un buen diseño y codificación frente a uno malo. La experiencia y buenas prácticas repercuten en una disminución de líneas de código.
-       Es altamente dependiente del estilo de programación, diseño y arquitectura.
-       No hay un estándar en la industria.
-       No hay un consenso internacional en qué es una línea de código.
-       No pueden ser usadas con propósitos comparativos entre plataformas, lenguajes u organizaciones distintas.
-       No pueden saberse en tiempo de estimación.
-       Algunos lenguajes de cuarta generación ni siquiera usan líneas de código.

Si a usted le miden la productividad en términos de líneas de código ¡está de suerte! ¡recréese en la escritura de sus programas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...