viernes, 14 de diciembre de 2012

Cuadro de mando sin mandos en el cuadro

cuadro de mando
Foto: nathanmac87

Los cuadros de mando están de moda. Y me pregunto si será el doble significado de "cuadro" en español lo que induce a mucha gente a mi alrededor a pensar en él como un elemento meramente pasivo, como el cuadro que cuelga de la pared del salón de la casa, estéticamente admirable pero inútil para tomar decisiones.


Los cuadros de mando deben servir para mejorar continuamente nuestra gestión y las decisiones que tomamos sobre nuestro procesos y productos, por lo que deben contener indicadores relevantes, y también evolucionar con la madurez de muestra gestión.


Cuando hablo de cuadros de mando pienso en los elementos que rodean al conductor de un coche: velocímetro, termómetro del aceite, indicadores de las diferentes luces... Pero más allá del salpicadero incluyo en la idea al volante, los pedales, la palanca de cambios, las palancas de los intermitentes, los interruptores de las luces, el claxon, el starter...

No hay duda de que es crítica una información fiable y relevante acerca de los elementos involucrados en la conducción -como puedan ser los faros, el régimen del motor, el depósito de gasolina, la velocidad, etc.

Y también es fundamental estar al tanto de los elementos involucrados en el gobierno secundario del vehículo –puertas, elementos de seguridad pasiva...–

Pero no lo son menos los elementos activos que permiten al conductor hacer algo respecto a la información recibida.

Entre estos últimos hay dos grupos:
·         Hay elementos como el limpiaparabrisas, los faros, o la luna térmica, que permiten arañar algo más de información del exterior,
·         y otros como el volante y los pedales que gobiernan el propio vehículo.

En cualquier caso, un cuadro de mando sin mandos se queda en cuadro.

Los cuadros sirven para deleitarse mirándolos, lo que puede resultar gratificante, a veces incluso para tapar algún desconchón en la pared. Pero en general mejoran poco nuestra vida en un sentido práctico.

Y las empresas sin mandos son barcos sin timón.

Hay pocas empresas que se compren hechas de fábrica. Generalmente las empresas se desarrollan poco a poco con un esfuerzo similar al bricolaje: en pequeños arreglos y mejoras sucesivos. Es probable que su proveedor de cuadros de mando no pueda por sí mismo instalarle unos mandos. Pero en su casa Ud. no se limita a encargarle al fontanero unas tuberías a medida. Generalmente le deja instalarlas ¿no es así? Es posible que incluso se deje asesorar respecto a las ventajas y complicaciones que implicaría pasar tal tubería por aquí o por allá.

Hay supuestos ‘constructores’ que solo saben amontonar ladrillos. Otros saben lo que hacen y por qué. Permita y exija entonces que su proveedor de cuadros de mando le asesore respecto a los mandos que se adaptan mejor a sus necesidades y circunstancias.

Controlar la productividad de los desarrollos de software es hacer algo más que vigilarla. La información ayuda, como ayudan un plano o un mapa. Pero luego hay que saber lo que se quiere, evaluar alternativas y tomar decisiones basadas tanto en información interna como de mercado –estudios, benchmarking…–.

Nadie sabe mejor que Ud. a dónde quiere ir ni cuáles son sus circunstancias concretas.

Si les permite acceder a esta información, los expertos en productividad que han vivido muchas obras sabrán proponerle qué alternativas del mercado –métodos, herramientas, políticas, logística…– y qué ajustes –referencias, secuenciación, dependencias, equilibrios– son los más adecuadas a su caso y ahorrarle muchos experimentos en falso.

Le voy a contar un secreto a voces: Todo esto rara vez es inmediato, tendrán mucho que hablar y que aprender mutuamente: Ud. de las técnicas existentes y los expertos externos de los particulares de su caso y su casa. Recién puesto, el timón está duro y el barco responde poco a poco. Pero estará poniendo en valor su propia información y esta pronto le permitirá ajustar el timón y gobernar sus productos y procesos con mano más y más firme. No solo sabrá a donde y por donde va, sino que irá a donde quiera ir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...